Gru
26
Trabajo infantil: Pobreza y derechos vulnerados

Hace unos días murió Ezequiel, un chico de seis años que desde los cuatro trabajaba junto a sus padres en la granja de la empresa avícola Nuestra Huella, en la zona de Campana. Ezequiel murió tras ser operado de un tumor cerebral. El chico manipulaba agrotóxicos y su enfermedad podría estar relacionada con su trabajo agrícola.

La familia de Ezequiel fue traída por la empresa desde Misiones con promesas de trabajo estable y un lugar donde vivir. Para lograr los topes de producción impuestos por la empresa y el salario del padre, todo el grupo familiar debió trabajar en la granja inclusive los chicos. Según organizaciones sociales habría cientos de familias trabajando en esas condiciones en unas 70 granjas de Pilar, Zárate, Campana y Exaltación de la Cruz.

El caso de Ezequiel no es único, el trabajo infantil va de la mano de la pobreza y se extiende por el país. “Cerca de 6.000 chicos santiagueños son utilizados anualmente para levantar cosechas en otras provincias, en muchos casos son explotados y quedan en situaciones parecidas a la esclavitud ”, dice a Notio Antonio Omacini, delegado provincial de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, UATRE.

Trener personalny Kraków
Zabawki edukacyjne

Según el sindicalista, estos chicos cuyas edades oscilan entre los 8 y los 15 años, trabajan además sin protección cuando manipulan agroquímicos, los accidentes de trabajo dice, son muchos y frecuentes. Los chicos son utilizados como obreros golondrina, muchos van al surco por su propia cuenta y viven en condición de explotación.

“Aquí no hay una producción agrícola que contenga a mucha gente, por eso se van al Sur o a la Mesopotamia con la esperanza de conseguir trabajo, aún sabiendo, que en muchos casos pueden ser estafados. Se trata de más de 30 mil trabajadores rurales” dice Omacini.

En tanto la delegación provincial del Ministerio de Trabajo, señala que se ha detectado trabajo infantil en la provincia y prepara una inspección rural ante la inminencia de las cosechas de zanahoria, melón y sandía. El ministerio no cuenta con cifras ni estadísticas y esto dificulta su tarea.