Gru
26
Todo, para el año que viene

A poco de finalizar el período legislativo 2010, todas las miras están puestas en ver qué sucede el año próximo. “Sabemos que es un año electoral, y a veces no es el mejor escenario para discutir esta clase de temas”, admitió Díaz, quien añadió que “factores de poder” pueden incidir en las decisiones.

Así, desde sectores que se oponen al aborto volvieron a mostrar su rechazo a que se discuta la posibilidad de interrumpir el embarazo.

Movimientos anti abortistas y religiosos insistieron con su negativa. “Se trata del asesinato de una persona”, manifestaron. Una de las legisladoras que encabeza la oposición es Cynthia Hotton, del monobloque Valores para mí País, antes integrante de la bancada del PRO.

“Hay sectores que se están preparando con más virulencia para oponerse”, dijo Díaz en diálogo con Notio.

Para muchos, el rechazo que mostraron sectores eclesiásticos, religiosos, médicos y políticos ante la ley de matrimonio igualitario será “igual o peor” cuando se desarrolle el debate sobre la legalización del aborto.

“En aquel momento estaban con las guardias algo bajas. Los sorprendió la rapidez con la que se aprobó la norma. Ahora estarán mejor preparados”, indicaron fuentes legislativas.

Trener personalny Kraków
Zabawki edukacyjne

Sin posibilidad de veto

La llegada a la agenda parlamentaria de un tema tan polémico como el aborto volvió a alertar a los diputados que impulsan la legalización sobre un posible veto del Poder Ejecutivo, una vez que la norma pase todas las etapas en el Congreso.

Si bien el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, y la propia presidenta Cristina Fernández se pronunciaron en contra de avalar el aborto, esta vez las impresiones de los referentes que impulsan la modificación son otros.

“Si bien es muy pronto para hacer un pronóstico, estimo que no habrá veto”, opinó Díaz.

Varios legisladores coincidieron en que, de aprobarse la ley, un posible veto del Ejecutivo significaría “un alto costo político” para la presidenta por lo que descartaron la posibilidad de un rechazo por parte de la mandataria.