Gru
26
Masacre en Panamericana: Dos policías asesinados y otros dos heridos

Un grupo de 15 delincuentes intentó alzarse de unos 20 millones de pesos que transportaba un camión de caudales por la Panamericana, a la altura de Ingeniero Maschwitz, y en un feroz operativo delictivo, dispararon a mansalva contra los patrulleros que custodiaban el vehiculo. Los ladrones fueron directamente a matar: acribillaron a dos efectivos de la bonearense y dejaron a otros en grave estado.

La poderosa banda que tenía chalecos antibalas, fusiles y escopetas, huyó en cuatro vehículos que son intensamente buscados.

Una vez cerca de los móviles policiales y sin dar tiempo a nada, asesinaron con balazos en la cabeza a los conductores, mientras que los otros cuatro policías intentaron reaccionar a los tiros.

„Fueron a asegurar el golpe matando al personal policial y hubo una resistencia heróica de nuestra gente que los puso en fuga”, resaltó el subjefe de la Policía Bonaerense, Salvador Baratta, al dar detalles sobre cómo fue el ataque.

„Fue una balacera infernal”, dijeron los empleados de un depósito ubicado justo sobre el kilómetro 38 de la Panamericana, en el límite entre Garín e Ingeniero Maschwitz -en el partido de Escobar- donde ocurrió el hecho.

Los empleados contaron que tuvieron que refugiarse cuando comenzaron los tiros y señalaron que sólo alcanzaron a ver a los policías saliendo de uno de los patrulleros, uno de ellos „muy herido”.

Los delincuentes, repartidos en cuatro autos, escaparon sin concretar el robo y habrían tirado „miguelitos” sobre la ruta para asegurarse de que no iban a ser perseguidos, lo cual provocó que un camión que transportaba caños tuviera un accidente y casi volcara.

Sin embargo, uno de los delincuentes podría haber estado herido de la balacera y abandonó el vehículo en la fuga; en el interior del coche -un Volkswagen Gol- se encontró gran cantidad de armas.

Hasta el momento la Policía buscaba intensamente los cuatro vehículos, que serían dos Ford Ka y dos Ford Focus. Los peritos analizaban las vainas que quedaron sobre la ruta y los rastros levantados del vehículo, pero versiones indicaron que no era sencillo porque los delincuentes habrían usado guantes de látex y pasamontañas.

Mientras se hacían estos trabajos, esperaba sobre la ruta Panamericana el camión de caudales, un Ford de mediano porte con unos 20 millones de pesos en su interior. Dentro del camión, hasta que se lo llevaron con custodia del grupo Halcón, seguía todos los movimientos el custodio del portavalores que -por reglamento- no puede abandonar el vehículo mientras el dinero esté en ese lugar.

Además de los aportes de los testigos, los investigadores que trabajan para el fiscal de Garín Cristian Fabio, a cargo de la pesquisa, se centrarán en analizar las cámaras de seguridad de la autopista para controlar desde dónde los delincuentes venían siguiendo al camión de caudales que fue atacado.

Trener personalny Kraków
Zabawki edukacyjne

Así lo dijo Baratta, quien admitió que lo „sorprendió” la crueldad con la que actuaron los delincuentes porque „no merecía tanta violencia”.

Los policías asesinados fueron identificados como el subteniente Rubén Fangio y el teniente Mario García, del Cuerpo de Infantería de San Nicolás.

Los otros dos efectivos heridos -de la misma repartición- fueron llevados al Hospital de Escobar. Aunque recibieron heridas de consideración -uno de ellos perdió la mano con un balazo de escopeta- se encontraban fuera de peligro.