Gru
26
Las partes del consumo

El consumo consciente integra diversas áreas las cuales se coordinan mutuamente. “Tiene muchas partes que se integran. Alimentación, turismo, economía solidaria, entre otros. Hay una concepción de las tres R: Reducir, reutilizar y reciclar”, dice Pintado.

En los últimos años se han hecho muy populares los alimentos llamados orgánicos, demostrando el interés de mucha gente por un cambio positivo en la alimentación y también la desconfianza en los productos tradicionales, Por definición, son productos que llegan al mercado de consumidores a través de una serie de procedimientos que garantizan un origen natural y en sintonía con el cuidado del medio ambiente y dietas saludables. El concepto es el resultado de la aplicación de métodos no convencionales en su producción, sin aditivos químicos ni sustancias de origen sintético.

“La alimentación orgánica hace que la tierra sea mucho más productiva y el producto verdaderamente natural. Tiene beneficios directos para el que lo consume. Pero además cuando se utilizan pesticidas y químicos en la tierra, los trabajadores de la misma sufren enfermedades”, afirma Pintado.

Rodrigo Rapoport es uno de los fundadores de Triskel, una agencia de turismo que propone un concepto responsable del mismo. “El turismo es una herramienta muy fuerte del consumo responsable. El viajero quiere volver a ser protagonista pero muchas veces no sabe lo que quiere. Necesita experiencias relacionadas a la ecología y al contacto con otras culturas”, dice Rapoport.

Dietetyczka Kraków
Zabawki kreatywne

Todos los servicios ofrecidos por la agencia están destinados a que la persona se sienta que está consumiendo responsablemente. Pero también el individuo se compromete a no generar contaminación ambiental ni cultural. Además, de cada reserva la empresa aporta como mínimo diez dólares para acciones de proyectos sociales conscientes.

“Cuando un producto no es sostenible, directamente no lo promocionamos. Solamente difundimos lo que está certificado. No porque seamos ecológicos tenemos que brindar un mal servicio. Podemos ser responsables ecológicamente y socialmente pero también dar un excelente trato”, sostiene Rapoport.

El panorama mundial marca que los recursos naturales son cada vez más escasos y a partir de ello son necesarias medidas y una mayor conciencia en su uso para evitar su extinción. Sin embargo, en Argentina todavía no se está muy al tanto de esta situación. “Es un país que pareciera tener recursos inagotables de agua pero no es así”, sostiene Andrés Navarro, especialista en sustentabilidad energética.

Además del agua, Navarro describe un panorama similar para el gas y la electricidad: “Tenemos un gas muy barato pero las reservas son escasas. Nos quedan no más de seis años de servicio. En la electricidad, el 60% de la que consumimos está producida por fuentes agotables”.