Gru
26
Humo de tabaco, primera causa de contaminación

El informe sostuvo que establecer políticas públicas y modificar prácticas sociales que eliminen la contaminación con humo de tabaco ajeno en ambientes interiores es efectivo, económico y fácil de implementar.

Señaló que en las ciudades se pasa el 80% del tiempo en ambientes cerrados y por cada muerte causada por la contaminación ambiental general como el smog, mueren 30 personas por respirar humo de tabaco ajeno.

Aliar indicó que la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires representan más del 50% de la población del país, por lo cual consideró como urgente la necesidad que cuenten con una legislación efectiva para proteger la vida.

Verónica Schoj, coordinadora nacional de Aliar, opinó que „las políticas de ambientes 100% libres de humo de tabaco son medidas eficaces para reducir drásticamente el número de muertes por exposición al humo de tabaco ajeno”.

Schoj consideró que „no se pueden aceptar las falsas soluciones propuestas por la industria tabacalera como son las separaciones en espacios para fumar y no fumar o los sistemas de ventilación”.

Indicó que „ellos las impulsan porque saben que son ineficaces para bajar el consumo de tabaco y la exposición al humo ajeno”.

Según un estudio de polución ambiental por humo de tabaco llevado adelante por Aliar, los niveles de contaminación y la calidad del aire registrados en los sectores para no fumadores demuestran que las separaciones estructurales y los sistemas de ventilación no son eficaces.

Dietetyczka Kraków
Zabawki kreatywne

La especialista Marita Pizarro, coordinadora de esa investigación, afirmó que „hemos comprobado que en los sectores para no fumadores de bares o restaurantes, el aire es entre dos y tres veces de peor calidad que el que se respira en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires en hora pico”.

Precisó que „el humo no respeta tabiques ni puertas y los sectores para fumar, contaminan los sectores supuestamente libres de humo”.

„Una política clara y concisa de ambientes libres de humo de tabaco en todos los lugares públicos y laborales es una herramienta básica de salud que protege la vida de todos los trabajadores”, puntualizó.

Luego de la implementación de la legislación que establece ambientes 100% libres de humo de tabaco „la contaminación prácticamente desaparece de lugares que, antes de la normativa, tenían una alta concentración de tóxicos mortales”.

„El humo de cigarrillo está compuesto por materiales cancerígenos, mutágenos y tóxicos como el arsénico, cianuro, monóxido, tolueno, cadmio, formaldehído, polonio y órganos fosforados”, agregó el informe.