Gru
26
Artesanías naturales: Una producción sustentable

Los múltiples arroyos y ríos del Delta de Buenos Aires son un atractivo turístico conocido por locales y extranjeros. Los recreos y las islas son visitados todos los días por un sinfín de personas que quedan impactadas por su atractivo. Pero además de los visitantes esporádicos, muchas personas también eligen este sitio como lugar de vida. El particular ecosistema que presenta hace que una de las profesiones más realizadas sea la artesanía, aprovechando la gran cantidad de materiales que brinda la naturaleza. La Cooperativa Manos del Delta es un ejemplo de ello.

María del Carmen Ricciardo vive en la segunda sección del Delta y junto a vecina hace 15 años comenzó una producción de dulces caseros. “Pensábamos ofrecérselo a las familias de la zona pero el mercado era muy escaso. No teníamos donde vender lo producido”, sostiene Ricciardo. Intentaron contactarse con la Municipalidad para conseguir un subsidio pero los requisitos solicitados hacían esto imposible.

Con el paso del tiempo, Ricciardo empezó a interiorizarse en la producción de artesanías de junco y se enteró que había muchos vecinos que tampoco lograban insertar sus productos en el mercado. Entonces, se pusieron en contacto y empezaron a coordinar estrategias de trabajo.

Dietetyczka Kraków
Zabawki kreatywne

La Municipalidad organizó talleres para los artesanos de la zona de manera que pudieran aprender a trabajar con diversos materiales y así tener un mayor ingreso. El problema era que la gran cantidad de productos generados seguían sin poder insertarse en el mercado.

Entonces, en 1996 decidieron armar una cooperativa. Así nació la Cooperativa Manos del Delta como una solución de los vecinos para poder vender los productos artesanales. Rápidamente la Municipalidad les asignó un puesto en el Puerto de Frutos y allí todos los fines de semana venden lo producido.

“Hoy somos 20 socios de la cooperativa. No hay empleados ya que somos nosotros mismos los que vendemos los productos. Cada uno hace la artesanía en su casa y la vende en el puesto”, sostiene Ricciardo, hoy directora de la organización.